jose, ¡ele!

enero 21, 2009

brasileños en A1

Filed under: Uncategorized — joseele @ 10:09 am

En mis clases de A1 (destrezas) hay, claramente y desde el primer día, dos ritmos: Brasil contra el resto del mundo. Comprensión oral de intermedio contra comprensión oral casi nula. Los brasileños siempre tienden a arrimar el ascua a su sardina, es decir, intentan que el ritmo de la clase sea mucho más parecido al que necesitan ellos que al que necesitan los chinos, holandeses o tailandeses. Resulta comprensible. También sería insoportable para mí, si hiciera un curso de portugués o de francés, seguir el ritmo de un chino A1. Así que se trata, como siempre, de hacer algún malabarismo. Ya sé que en ningún master os han dicho que un profe de español es un malabarista, pero seguro que ya lo sabéis. Así que creo que se puede empezar a practicar el arte circense con algunas sugerencias que os escribo. Si tenéis más, añadid comentarios, si us plau.

-Intentad usar a los estudiantes no brasileños para que los brasileños tengan la siguiente revelación: lo entiendo casi todo, pero no se me entiende nada a mí. Esto es básico. Los estudiantes de Brasil, a veces, tiene poca o ninguna percepción de su propio nivel. Y trabajar en equipo con alguien que no te entiende te hace ver las cosas mejor.

-A veces no servirá, porque algunos alumnos no creen que hablen mal, sino que es el compañero el que no les entiende. Entonces es el profesor quien debe insistir en el tema. Jamás converses con un brasilero sin interrumpirle mientras consideres que cualquier otro alumno no está entendiendo lo que dice. Da igual si tú lo entiendes. La frase que hay que usar constantemente es “no te entiendo”, o “Ling Hui no te entiende”, o “estás hablando en portugués “. Todo el tiempo tiene que ser consciente de estar esforzándose, de que el español cuesta.

-Hay que ser inmisericorde en las correcciones escritas. Busca el rotulador rojo más chillón posible. Llena sus primeras redacciones de tachones, redondeles exagerados, marcas, comentarios… Exagera todo lo posible. Que se vea a sí mismo como lo que todos los estudiantes principiantes son por definición: un desastre. Bájale -aunque sea una o dos semanas- la moral. Luego, cuando sea consciente de su verdadero nivel, ya puedes relajarte.

De todas formas, lo ideal, en mi opinión, sería evitar estas mezclas en niveles iniciales. También creo que el post puede ser relevante para niveles más altos, los intermedios e incluso -con algunos matices- los avanzados.

diciembre 13, 2008

¿fistlo de pladela?

Filed under: Uncategorized — joseele @ 1:00 am

Algunos consejos para las explicaciones gramaticales (o de lo que sea) al grupo-clase oriental:

1) Antes de empezar a hablar, dar la siguiente orden taxativa: “Queda totalmente prohibido, mientras yo hable, tener ningún dedo del cuerpo en contacto con ningún tipo de utensilio, i.e., bolígrafos, lápices, libros, móviles, y sobre todo esos demoníacos artilugios electrónicos que os empeñáis en llamar diccionarios. Es decir, nada de nada”. Yo les obligo incluso a que me enseñen las palmas de las manos antes de empezar a explicar. Para convencerles de esto hay que aclararles que toda la gramática está ya en su libro y, si hace falta, decirles la página exacta en la que está (!pero que no lo abran, que ni siquiera lo toquen!)

2) Hay que intentar que escuchen con atención pero relajados. Esto es muy difícil. Tienen dos problemas diferentes, que parecen contradictorios pero no lo son: o no prestan antención porque están buceando en sus diccionarios, o, cuando les obligas a escucharte, te escuchan con tanta atención (casi con tensión, como si quisieran memorizar directamente de la pizarra) que el propio esfuerzo hace que no entiendan lo que les dices. Algo parecido le ocurría a Felipe, el amigo de Mafalda:

tirafelipe

Enseñarles a que escuchen con atención y serenidad al mismo tiempo es dificilísimo. Yo, por ahora, no lo he conseguido.

3) Justo cuando se acabe la explicación, ellos irán directos al boli para apuntar lo que haya en la pizarra, sea lo que sea. Si  has escrito en ella la frase “¡que viva el fistro de la pradera!”, la copiarán sin dudarlo. Hay que evitar esto. Para ello, en cuanto des la explicación por terminada, di lo siguiente: “No he dicho en ningún momento que podáis volver a coger el boli. Hasta que yo lo diga, nadie toca nada”. Y justo entonces, sin perder tiempo, se les endosa un ejercicio/tarea oral o escrito. Para llevar a cabo dicha tarea, sea la que sea, tienen que tener como único referente gramatical lo que tú has escrito en la pizarra. Sin copiarlo. Solo pueden mirarlo de la pizarra. Esto es muy importante. Una vez acabada la tarea, se les hace abrir la página del  libro en la que aparece exactamente el mismo contenido gramatical que habéis trabajado. Se les mira y se disfruta de ver cómo se tranquilizan. Se borra la pizarra. Ahora ya ha pasado lo peor. Ya les puedes dar permiso para abrir las libretas y que escriban lo que se les cante. Fistlo.

diciembre 12, 2008

lejano oriente

Filed under: Uncategorized — joseele @ 12:16 pm

Mi grupo de 17 orientales y yo (básico 2 todos nosotros) hemos estudiado el contraste imperfecto / indefinido. Gente 1, tema 11. Para mis pobres asiáticos arrojados al al mundo occidental, la aproximación del libro es muy bestia: imperfecto e indefinido se presentan juntos, a la vez, y se empieza a escribir y hablar en pasado desde el primer momento con ambos. Sin pasos previos, sin desmenuzar nada. Esto, en teoría, me parece genial: en la vida real el contraste aparece así de manera natural. Los estudiantes van a estar expuestos a ambos tiempos verbales desde el primer día en que alguien les hable en español.  Es un enfoque realista y valiente. Pero luego me meto en la clase y mi mente abierta a la novedad y al cambio se las tiene que ver ese otro yo, ese cabroncete demasiado acostumbrado a sus tics y a sus manías, ese quejica refunfuñón al que, durante años, le fue muy bien explicar las cosas muy poco a poco y tomándose su tiempo para que todo el mundo lo tenga todo claro: chicos, ahora vamos a hacer un verbo, y dentro de unas semanas, cuando todo el mundo lo tenga claro, haremos el otro. Y unas semanas después, el contraste. Pasito a pasito.

Los estudiantes orientales, como podéis suponer, preferirían al cabroncete. Al que, para facilitarles la tarea, les engañase un poco haciéndoles creer, durante un tiempo, que el imperfecto y el indefinido son dos entes separados, cuyos problemas no guardan relación. Que no son una pareja que va siempre de la mano, afectádose el uno al otro.

La experiencia ha sido esta: durante dos semanas he intentado seguir a pies juntillas el libro y el enfoque superguay-comunicativo que el libro usa. Además, les he introducido en el maravilloso mundo de los procesos terminados y los no terminados. Ellos han hecho un gran esfuerzo y han hablado y escrito mucho. Me han hecho caso sin protestar, muy disciplinadamente, porque durante todo el curso les he explicado que tienen que ACTUAR en español mucho más de lo que lo hacen, dándole menos importancia a la gramática (entendiendo aquí por gramática esa cosa monstruosa que ellos entienden: memorizar conjugaciones y léxico hasta que les duelen las pestañas).  Y ellos lo han aceptado. Uso el verbo aceptar y no creer, porque la fase en la que estoy con ellos es justamente esa: solo he conseguido que acepten mis condiciones como profesor y el sistema de los cursos. Me dio la sensación, a partir de un momento del curso, de que el grupo hubiera deliberado fuera de la clase como una especie de tribu africana que consulta con los sabios ancianos, y todos se hubieran dicho: vale, de acuerdo: aceptamos. Vale la pena hacer las cosas como este grillado sin afeitar nos dice que tenemos que hacerlas. Pero sospecho todo el tiempo que eso no significa para nada que crean en el método comunicativo ni que lo entiendan de verdad. Solo significa que me han aceptado a mí y a mi forma de hacer las cosas. Es un paso grande, pero creo que la verdadera prueba de fuego será cuando se mezclen con gente de otros países en las clases de niveles superiores. Allí no conversarán con otro oriental que ha aceptado jugar a ese extraño juego de conversar “como si fuera verdad” para practicar la gramática, sino que estarán delante de un italiano o un belga que conversa con gran naturalidad, sin ningún problema, y que les obliga a ellos a mostrarse naturales también. Entonces tendrán que abrirse de verdad o mantenerse cerrados como hasta ahora. Ese será el punto crítico de su evolución como estudiantes de lengua. Sólo entonces sabrán lo que significa el método comunicativo, y nosotros sabremos que lo saben. Espero que muchos lo consigan.

Solo el último día, después de haber seguido Gente punto por punto en lo tocante al contraste de pasados, les di una fotocopia de las de antes, con un ejercicio estructural de toda la vida del tipo “pon el verbo en la forma correcta”. No os imagináis como me sirvió dársela, aunque fuera solo para ser testigo del alivio -casi físico- que sintieron. Para poder medir yo, como profe, lo mucho que les cuesta el cambio de enfoque pedagógico. El gran esfuerzo que están haciendo por cambiar de estilo de aprendizaje. Creo que es algo que no debemos tomar a la ligera. A veces yo me he reído un poco (o no tan poco) de ellos, injustamente, diciendo que son duros y cerrados, pero en realidad están haciendo un esfuerzo descomunal. Recibieron la fotocopia como si fuera maná del cielo. La trabajaron en silencio, muy concentrados. Mientras la corregíamos todos estaban tan concentrados en entender las soluciones que parecían casi hipnotizados. Estaban en su salsa. Eso es lo que quieren. Después de la corrección, nos pusimos a hablar del tema. No les saqué mucho, porque ellos no cuentan mucho: solo que preferían ejercicios de ese tipo a los que hacemos siempre.

Resumen: creo que toleran mi método pero, en privado y sin confesarlo, siguen acumulando palabras y flexiones verbales como un avaro acumula billetes para no gastarlos nunca.

diciembre 10, 2008

jo-lín con China

Filed under: Uncategorized — joseele @ 1:06 pm

¿Os acordáis de que nos dijeron que en la clase de orientales teníamos “pequeños emperadores”? Ya sé que este blog es sobre ELE, pero a mí me cuesta separar las cosas. Así que os dejo un artículo que leí ayer sobre los chinos que no tienen la suerte de ser pequeños emperadores. Para los que no leen inglés, se puede resumir así: los nuevos chinos viven sometidos a una presión brutal porque les han hecho pasar, de repente y sin transición, del comunismo en el que el bol de arroz (y poco más) estaba asegurado desde el nacimiento hasta la tumba, a una sociedad mucho más individualista y compleja. Muchos no pueden superar la presión. Tienes que adaptarte a lo nuevo o eres un inútil. Total, que cada dos minutos se suicida un chino. Y un dato curioso (y siniestro) es que es el único país del mundo en el que hay más mujeres suicidas que hombres. Hace poco me enteré también de que el PCC es el único partido político del mundo en el que se abre un congreso diciendo: “Bienvenidos al congreso del partido comunista capitalista chino” sin que nadie se atreva a contradecir al jefazo. Sí, ya sé, nada que ver con la lengua… o quién sabe.

diciembre 7, 2008

¿la acentuación? Fácil…

Filed under: Uncategorized — joseele @ 5:17 pm

Hace ya algunos años recorté una noticia de El País y la colgué en la sala de profes… de la antigua escuela. Passatge de la Pau, qué tiempos aquellos… Como el papel es un elemento sólido que se obstina en existir verdaderamente en el mundo tridimensional, en el que no hay copias de seguridad, un día dejé de verlo en el corcho y nunca volví a recuperarlo. Voilà. Adéu Matéu. Y la cosa era interesante, o al menos a mí me lo parecía. Un profe de español, Roberto Veciana, se había currado un método simple para explicar la presencia de la tilde. Ahora que lo he encontrado de nuevo en el mundo virtual, ya no se puede perder… ¿O sí?

diciembre 6, 2008

Yang Liu

Filed under: Uncategorized — joseele @ 1:36 pm

Si me suelto a hablar aquí de los orientales en mis clases, me quedo sin finde. Así que me reprimo y otra vez será (pero será, no sufráis). Lo que sí voy a dejaros es un estupendo diseño creado por Yang Liu, artista china que vive en Alemania, ¡del 76!,  muuuy guapetona ella, para que veáis además lo lista que es. Espero que os haga pensar en vuestos “oris”.

hablando de pasados…

Filed under: Uncategorized — joseele @ 11:57 am

Escribiendo el post anterior (qué está pasando con los pasados) me ha vuelto a venir una de esas ideas raras que a veces me vienen y que, ahora que tengo la oportunidad (gracias, Ana), os voy vomitar aquí en plan peñazo con el riesgo de perder vuestra amistad para siempre: ¿no estamos todavía, a pesar de las tareas, el enfoque comunicativo, los “contextos auténticos”, la pragmática, el diccionario REDES, el aprender a aprender y tantas y tantas otras cosas de las que hemos oído hablar durante los últimos años,  basando nuestros sílabus, en el fondo y aunque no lo confesemos, en la gramática de toda la vida de dios?

No me refiero al sílabus de la escuela -que también-, sino a mi sílabus mental. Yo, consciente o inconscientemente, creo que sí lo hago. Mucho bla bla bla, pero todavía voy con mi bagaje a cuestas: Ina, de administración, me pasa un test de nivel para que lo corrija, y sin darme cuenta los ojos se me van al ser o estar, a los pasados, a los subjuntivos. No hablo con el tipo que lo ha escrito, no me comunico con él. No puedo saber cómo se comunica en español. Quizá necesita 45 segundos para pensar una frase antes de decirla, pero eso no lo sé. Solo leo una cosa que ha escrito y veo errores gramaticales, como un pintor que mira la pared que tiene que pintar, buscándole manchas e imperfecciones a su superficie. Pero lo importante no es la pintura de la pared, sino levantarla y que aguante sin caerse. No la superficie, sino la cosa misma.

Os lanzo una afirmación que tal vez sea excesiva, y con la que ni siquiera sé si estoy de acuerdo yo mismo: a veces me parece, incluso sin haberme intoxicado con ninguna sustancia, que el uso incorrecto de los pasados (por ejemplo, del contraste perfecto / indefinido) es igual de poco determinante para una comunicación exitosa como, pongamos por caso, no saber pronunciar el sonido erre. Ambas cosas afectan poco o nada a la eficacia de la comunicación. Pero la primera permite aprobar (o no) un examen, y la segunda no. De hecho, vemos la segunda como algo poco importante, y yo creo que con razón. Pero, ¿por qué mantenemos la serenidad cuando un francés nos habla de sus vacaciones en Magüecos, pero nos salivan los incisivos de “corregidor-gramatical” cuando nos dicen: “quiero que traes más ejercicios como este”? ¿No estamos corrigiendo, a estas alturas, en plan “perro de pavlov”? ¿Es tan importante la gramática?

A veces pienso que el uso correcto de la gramática, cada vez más, se revela como una cuestión de prestigio social. Nos encanta oír a un extranjero usando bien el subjuntivo, y nos chirría que no lo haga. Pero esto, ¿no es un simple capricho corporativo-profesional de nuestro oído? Porque, hacedme caso, el común de los hablantes nativos del español, esos que buscan simple y llanamente entenderse, cuando hablan con un extranjero y oyen un indicativo mal puesto se inmutan menos que la raya del encefalograma de la paris hilton esa. De verdad. Y yo creo que ellos, intuitivamente, están más cerca de la verdad que nosotros. Usar, por ejemplo, el subjuntivo, puede no tener nada que ver con comunicarse. O tan poco como decir pego en lugar de perro.

Quedo a la espera de vuestras quejas,

atentamente,

josep

¿qué está pasando con los pasados?

Filed under: Uncategorized — joseele @ 10:57 am

Nivel: B.2.1. Item: contraste imperfecto / indefinido. Problema: cacao mental. ¿Solucionado?: buéh…

No entiendo yo muy bien qué está pasando, de un tiempo a esta parte, con los pasados.  Por primera vez en mucho tiempo me he encontrado con dos grupos completos, unas 15 personas en total, que presentan un cacao de aúpa con todo lo que tenga que ver con el uso de los pasados, y sobre todo con el contraste imperfecto / indefinido. Curiosamente, no tengo la sensación de que no estén en el nivel al que pertenecen, si entendemos por nivel el aspecto comunicativo y no el gramatical. Se comunican como B2 con errores fosilizados desde A2 o B1. Ayer bailaba toda la noche, la semana pasada estaba con mis padres, la peli me gustaba mucho, etc.

O tal vez me equivoque y estos sean errores típicos de B21, pero diría que no. En el silabus del curso, los pasados se ven en los temas 2 (explica una escena de película: qué hicieron, qué se dijeron, en qué posturas se encontraban…) y 3 (biografías).

Me parece que la nueva regla que estamos utilizando desde hace unos trimestres (proceso terminado-proceso no terminado), y que sustituye el gran batiburrillo de reglas/situaciones/nociones  de antaño es requeteútil, y estoy muy contento de usarla, pero creo que los estudiantes (y tal vez el resto de las escuelas) no estén tan al día como nosotros. Los chicos traen un montón de ideas preconcebidas que les han explicado en otros sitios, o tal vez en nuestra escuela en el caso de los estudiantes que lleven bastante tiempo en ella.

La única solución que encontré fue poner un par de parches: volver a recuperar dos sub-reglas (o como se llamen) de mis viejos cursos de preintermedio: 1) no uses imperfectos cuando explicites la duración de algo; y 2) tampoco los uses cuando te pidan tu valoración de algo. Los alumnos se sorprendieron y algunos hasta se enfadaron (“¿Me estás diciendo que estoy dos años hablando mal?”, me dijo una polaca).

No voy a deslumbraros con mi solución: reglas viejas, método viejo. Chorreo de ejercicios de huecos con frases específicamente pensadas por el menda para corregir, cual protésico dental, esos dos errores concretos. En la distancia corta, funcionó. Es decir, resolvieron los ejercicios pasablemente psé. Pero, en realidad, van a tener que ser los profes de B22, cuando tengan a esta peña (o, mejor dicho, al porcentaje de esta peña que pase el essameng), los que vean cómo está verdaderamente el percal. Yo, por mi parte, a dios pongo por testigo, etcétera. Espero jugosos comentarios.

Blog de WordPress.com.